costurasastrecilla@gmail.com

jueves, 20 de agosto de 2009

ANTES Y DESPUES

Cuando una mamá, como es mi caso, odia el coche, tiene una serie de consecuencias...... ir andando a la mayoría de los sitios o el transporte público.

Si vas sola no hay problema, pero llevar a tu lado a gente menudita......., la mejor opción es usar el carro como una extensión de tu propio cuerpo, tanto que cuando no es asi, tienes la sensación de que vas a perder el equilibrio, que tus pasos son los de un pato mareado o que te encuentres en la cola del super acunando el carro de la compra.

Lógicamente ya han pasado varios modelos por mis manos, y ahora, en la recta final de su uso, necesitaba uno lo mas ligero y sencillo, para poder moverme con total libertad y comodidad sobre todo a la hora de utilizar los autobuses.

El desgaste, podeis imaginar, es bastante alto y con el transcurso de los meses, la silla estaba indecente, sobre todo, porque algunos de estos modelos tan simples no suelen ser desenfundables y los bebes encantadores pasan a ser pequeñajos devora galletas, escaladores con zapatos areneros que hacen peligrar la integridad de la mejor funda que haya en el mercado, y este era el aspecto que presentaba.



Así que haciendo honor al nombre de mi blog, desarmé la funda ( venía atornillada a la silla) y utilicé las diferentes piezas como patrones.

La capota fue bastante fácil, pero ainsss en la silla casi meto la pata, metí tijera eliminando una parte que creía inservible y me encontre que la posición para bajarla en caso de que la peque se durmiera....... si se bajaba, pero hasta el nivel de que la cabeza estaba por debajo del nivel de los pies, vamos, solo servible en caso de lipotimia.

Menos mal que mi marido me dió la solución ideal, aprovechamos dos tiras de nylon que hicieran la función de sujetar la silla hasta el nivel adecuado y...... e voila,
silla casi nueva y en espera de hacer una bolsita a juego para que mi gorda vaya hecha todo un potosí.

La tela es en rosa con topitos blanco, ya acolchadita y lista para quitarla sin problemas y lavarla las veces que haga falta.





12 comentarios:

Carolina dijo...

Pero bueno, que artista eres!!!! te ha quedado monísima, mucho mejor que la original.... y aunque te haya dado tanto trabajo, viendo el resultado ha merecido la pena, me encanta!!!
Un besote, Carolina.

Elena-Z dijo...

Fabiiiii... nena, tu vales mucho... por DIossss... que cosa tannnnn bonitaaaa pero mil veces mejor que la original, pero además mil veces mejor que la de cualquier tienda... madre mía...

Enhorabuena.

Nessa

Rosa dijo...

¡Que maravilla! eres toda una artista. Está preciosa. Felicidades por ese arte que tienes.
Me he reido leyendo tu entrada porque yo tambien he mecido el carro de la compra y hasta la sillita sin tener el niño dentro.
Y cuando te haces a salir con ella es cierto que no sabes donde apoyarte cuando estas parada.

Carmenhf dijo...

bbuuuueeeeenooooo, qué pasada!!!!!
menudo cambio, la has dejado nueva!!!!
genial,genial ,genial!!!

Loliña dijo...

Preciosa!!!es como si fuese otra silla!! Que gusto saber hacer cosas así, hasta puedes hacer otra de repuesto para usar mientras lavas la otra, es genial

La MonDa LiiRonDa dijo...

Que pasada! =) menuda paciencia y sobre todo menudas manos! me ha encantado la sillita, ha quedado divina ^^. Seguro que tu niña va a ir feliz en su nueva sillita. Un besoo guapaa!!

María dijo...

¡Te ha quedado preciosa! Mucho mas bonita que la original y también mucho mas practica.
Me encanta.

anni dijo...

wow chica, te quedo genial en hora buena.

Maite dijo...

ostras!!!!!!! te ha quedado muy bien eh? con respecto a lo de mover el carro de la compra: un día yo no tenía al niño en brazos (cuando nació) y hablando con una visita me mecia yo como si lo tuviera... que risas nos echamos... somos madres...

Mariló dijo...

ARTISTA.............. sin palabras me has dejado....... vaya cambio el de la silla............
besitos

cristina dijo...

Ver para creer...una pasada. Nunca había visto una transformación tan radical.me gusta mucho el resultado.
bsos y a pasear para lucir el carrito.

Con encanto - Ana dijo...

Me acabo de quedar con la boca abierta. Cualquiera diría que es la misma silla. ¡Impresionante!.